¿Has llevado alguna vez a tu perro al veterinario y se ha mostrado reacio a que le toquen?

Son muchas las ocasiones que debemos visitar al veterinario durante el año, ya sea para seguir el cuadro de vacunación, porqué se ha puesto enfermo, o por una simple revisión rutinaria, y debemos asegurarnos de que nuestro perro se deja manipular por el veterinario para poder hacerle una revisión más completa y adecuada. En este artículo te mostraremos las actitudes más comunes en estos casos y cómo corregirlas.

Actitudes inadecuadas de nuestros perros:

  • Ladran
  • Gruñen
  • Se esconden
  • Lloran
  • Temblores constantes
  • Hacen sus necesidades en la consulta

Todos estos síntomas, si solo se presentan durante la visita al veterinario o en la entrada del mismo son señales de que tiene miedo.

Motivos por los que se comportan de esta manera:

  • Porqué no están acostumbrados a que alguien les toque, sea su familia o el mismo veterinario
  • Porqué la presencia de desconocidos les altera.
  • Porqué los lugares desconocidos les hacen estar inseguros.
  • La alta presencia de olores de distintos animales
  • El recuerdo de que cada vez que acuden les hacen algo que no les gusta, como por ejemplo una vacuna.
  • Una mala experiencia que hayan tenido en ese entorno.

¿Cómo podemos ayudar a nuestro perro?

  • Hacer que la experiencia sea positiva cada vez que acuden, como por ejemplo dándole premios al finalizar un revisión.
  • Pasar por delante del veterinario o incluso entrar a saludar para que asocie el lugar a un sitio conocido.
  • Realizar la rutina de llevarlo al veterinario cuando es aún cachorro. Es más fácil que se acostumbren y muy recomendable.
  • Si llevas a tu perro al veterinario en coche, es muy positivo para él que le acostumbres a viajar en coche. Así no asociará el viaje en coche con algo negativo y durante el trayecto estará más tranquilo.
  • Tu perro te observa continuamente, así que si tú mantienes la calma y le trasmites paz y seguridad él lo notará, y por ende, estará mejor.

LOS MASAJES:

Por último, los masajes son una buena técnica para, en primer lugar, ayudar a que tu perro se relaje, y en segundo lugar, a acostumbrarlo al contacto, las caricias y la manipulación de sus extremidades.

Si quieres saber cómo darle un masaje a tu perro no te pierdas este vídeo donde te enseñamos a masajearlo paso a paso.