info@erapetfood.com

Lun-Vie 09:00-18:00 (UTC +1)

Los perros y el miedo a las tormentas

Comparte este artículo

Si tu perro le tiene miedo a las tormentas, no es el único. Una investigación del Centro para el Estudio del Comportamiento Canino de la Universidad de Tufts en Massachusett reveló que uno de cada seis perros tiene fobia a las tormentas. Y este miedo intenso no sólo es producido por los ruidos propios de las tormentas, sino que también se debe a que los perros pueden anticipar los cambios de presión producidos por los temporales.

¿Cuáles son los síntomas?

Las reacciones más frecuentes que presentan los perros son: esconderse, jadear, correr sin dirección, buscar protección en sus dueños y/o ladridos. En casos extremos, los perros pueden hacerse daño a ellos mismos o mostrar un comportamiento agresivo con los demás. 

¿Qué puedes hacer?

Si tu perro le tiene temor leve a las tormentas a veces es suficiente con adiestramientos caninos básicos para reducir su ansiedad.  Esta opción está relacionada con asociaciones positivas, por lo que puedes prepararle un sitio de la casa que sea tranquilo con su cama, premios comestibles y sus juguetes. Sin embargo, no debes obligarlo a que permanezca ahí, sino que él debe saber que ese espacio se encuentra disponible para cuando lo necesite. 

Otra opción que puedes implementar es cerrar puertas, ventanas, cortinas y persianas, de este modo no solo el ruido será menor, sino que también se atenuarán o eliminarán la visión de rayos y relámpagos. Además, puedes intentar implementar música tranquila que no solo puede funcionar como distracción, sino que también puede ayudar a camuflar los ruidos producidos por la tormenta. 

En los casos leves de fobia también se pueden implementar grabaciones de tormentas. Los sonidos grabados te permitirán controlar la frecuencia y la intensidad. En este caso también puedes utilizar refuerzos positivos como snacks, premios o juguetes para ir aumentando la capacidad de tu perro de mantener la calma, y en el caso de los cachorros prevenir dicha fobia. 

Una opción recomendada son los chalecos o bandas anti-ansiedad que incluyen tejidos metálicos que anulan el campo magnético en su interior. Además, ejercen una presión continua y tranquilizadora sobre el torso del perro. Lo aconsejable es su uso en periodos de 20 a 30 minutos con descansos del mismo periodo de tiempo. 

Por último, las caricias pueden calmar y reconfortar a tu perro en situaciones de ansiedad. Sin embargo, si no obtienes respuestas positivas ante estas sugerencias puede acudir a un veterinario para que te recomiende algún tranquilizante natural. 

Otros artículos

Vacunas para perros: ¿Qué, Cuándo y Por qué?

En algunas ocasiones olvidamos la importancia que tiene llevar un control veterinario regular a nuestros perros. Las vacunas y las visitas al veterinario no solo protegen a nuestras mascotas y al resto de animales del entorno.