No hay excepciones, absolutamente todos animales y humanos somos vulnerables a coger enfermedades, y es por ese motivo que debemos extremar las precauciones cuando se trata de nuestros pequeños peludos. A continuación, os enumeraremos algunas de las enfermedades más comunes en los canes:
La otitis: esta enfermedad al igual que en los humanos produce una inflamación en el conducto auditivo que generalmente está causada por una infección. Podremos detectar que sufren este problema cuando nuestro perro se rasca continuamente las orejas y sacude su cabeza, se genera más cerumen en su oído, se produce un mal olor en sus oídos y le aumenta la fiebre. que
El moquillo: ésta la suelen padecer los pequeños cachorros principalmente y puede ser muy contagiosa en perros no vacunados. De ahí la importancia de que llevemos regularmente a nuestras mascotas al veterinario. El moquillo causa graves problemas en el sistema digestivo, en las vías respiratorias y en el sistema nervioso de los perros; es muy dolorosa y según la gravedad les puede causar la muerte. Entre sus síntomas más reconocibles observaremos un descenso en el apetito del perro, estornudos, tos, fiebre, secreción en ojos y nariz…
Leishmaniosis: es una de las patologías más conocidas en nuestros amigos de cuatro patas y esto es porqué se transmite a través de la picadura de un mosquito. Parece mentira que un insecto tan pequeño pueda causar daños tan graves, pero así es, de hecho, puede afectar de dos maneras diferentes; una es atacando la piel produciendo calvas, úlceras, y crecimiento excesivo de uñas; la otra es afectando a las vísceras causando pérdida de peso repentina, de apetito, vientre hinchado y hemorragias.
Cáncer: Lamentablemente esta enfermedad cada día está más presente en nuestra sociedad y nuestras mascotas no son ajenas a ella. Se ha observado que los animales que superan los diez años la padecen más y para poder prevenir o detectar a tiempo la enfermedad es imprescindible conocer el cuerpo de nuestros animales. Revisarles a diario en busca de bultos o anomalías en la piel y llevarle al veterinario como mínimo una vez al año nos ayudará mucho en estos casos.
Lo más importante que debemos tener en cuenta siempre es que cuando nuestra mascota, sea la especie que sea, está enferma o detectamos algún tipo de problema debemos siempre acudir a un veterinario. Intentar solucionar el problema en casa sin saber con certeza que es lo que padece, y sin ser personal cualificado puede causarles graves problemas a nuestras mascotas.
En otros artículos trataremos más enfermedades que suelen atacar a nuestros perros.