Cuántas veces le habéis hablado a vuestro perro y habéis pensado ¡este perro me entiende! Las expresiones corporales y faciales, la atención, la mirada… todo ello en conjunto hace de nuestra mascota un magnifico entendedor, pero ¿realmente comprende el significado de nuestras palabras?

La respuesta a esta pregunta es sí, cosa que confirma que nuestros perros son realmente extraordinarios e inteligentes.

Un estudio publicado en la revista Science, realizado por el equipo de Attila Andics, del Departamento de Etología de la Universidad Eötvös Loránd, confirmó hace un par de años que los perros son capaces de interpretar el lenguaje humano. Eso implica que entienden tanto lo que decimos como lo que no decimos, o, dicho de otra manera, el lenguaje verbal y el no verbal. ¡Y eso no es todo! Al parecer los canes utilizan el hemisferio izquierdo para procesar palabras y una región del hemisferio cerebral derecho para la entonación. De esta manera únicamente cuando hay una conexión entre palabra y entonación el perro lo procesa. “Los perros pueden aprender las palabras que son relevantes para ellos y a menudo usadas por sus dueños para dirigirse a ellos. Las palabras para felicitarles son un ejemplo” aseguraba el equipo de Attila. Aún más importante es saber que procesan mejor el refuerzo positivo, así pues, si deseamos adiestrar a nuestra mascota está información nos puede resultar muy útil para conseguir nuestros objetivos. Los castigos y las malas palabras solo provocan al perro una situación de estrés ya que no es capaz de entender qué ha hecho mal, tan solo reconoce que hay algo que no nos ha gustado. Por lo tanto, no aprende nada, entra en un estado de sumisión, y al cabo de poco tiempo olvida que es lo que había sucedido. En resumen no es un buen método de adiestramiento.

Incluso podemos ir más allá, entendiendo que realmente existe una comprensión del lenguaje por parte de nuestros perros en un futuro podríamos crear una mejor cooperación y comunicación entres seres humanos y canes. Todos estos datos lo que nos revelan es que las similitudes entre animales y humanos cada vez se estrechan más.