Anteriormente pudimos comprobar, en uno de nuestros artículos, que, en la mayoría de los casos, son las cobayas las mejores amigas de los conejos, ya que juntar ambas especies no supone ningún tipo de problema.

Ahora bien ¿y si queremos convivir bajo el mismo techo con una cobaya y con un perro? ¿Es posible que ambas especies puedan convivir sin problemas y mantener una buena relación?

Como ya sabéis, los perros son animales muy sociables, lo que hace que la convivencia con otras especies, en la mayoría de los casos, sea completamente posible.

También debemos de decir que, aunque los perros puedan convivir con cualquier otro animal, no siempre interactuarán igual con todos ellos, siendo más amigos de unos que de otros.

Está claro que, para poder conseguir que entre diferentes especies exista una buena relación, deberemos de tener en cuenta varias circunstancias a la hora de juntarlas.

Muchos de vosotros creeréis que hay una incompatibilidad entre los perros y las cobayas, sobre todo si hablamos de perros de caza, los cuales tienen su instinto depredador. Pero, deciros que, con una buena educación y con una supervisión continua, pueden llegar a tener una bonita amistad.

La situación ideal para juntar dos mascotas de diferentes especies es hacerlo cuando estas son jóvenes, puesto que, si se conocen desde pequeñitos, habrá más posibilidades de que la misión salga estupendamente.

Pero, vamos a concretar más.

Ante todo, hemos de tener mucho cuidado al principio. Como ya hemos mencionado anteriormente, los perros de caza son los menos aconsejables a la hora de convivir con una cobaya, por su instinto innato, pero no es imposible la convivencia entre ambos. Es en estos casos, con los que deberemos de tener más cuidado, siendo totalmente necesario y aconsejable estar presente en los momentos en los que se encuentren juntos.

El éxito o fracaso también dependerá del carácter de los animalitos. Además, hay que decir que, si tanto la cobaya como el perro están esterilizados, esto ayudará a que aparquen su territorialidad innata y, así nos sea posible poder evitar posibles peleas entre ambos.

¿Cómo ha de ser este primer contacto entre un perro y una cobaya?

  • Deberemos presentarles poco a poco. La situación ideal es que la cobaya esté dentro de la jaula. De esta forma podrán tener un primer contacto que les permitirá olerse sin ningún tipo de peligro y, así, se podrán ir conociendo poco a poco. Siempre deberemos estar presentes. También será necesario educar al perro para que sepa qué es lo que puede hacer o lo que no cuando ambas especies estén juntas.
  • Otra cosa a tener en cuenta es que, debemos de saber que cada mascota tiene unas necesidades nutricionales distintas, por lo que convendrá que, a la hora de comer, cada cual tenga su espacio.
  • No podemos dejarlos sueltos nunca, bajo ninguna circunstancia, por lo que esta unión, como ya hemos comentado, deberá siempre hacerse en condiciones controladas y tras un entrenamiento necesario. Con un poco de suerte, llegarán a llevarse muy bien en poco tiempo.

Por lo que, en resumidas cuentas, la unión entre perros y cobayas es cuestión de cautela, vigilancia y, en ocasiones, paciencia. Ya veis que, aunque no hay reglas escritas, hay que usar la lógica y tener ciertas prevenciones a la hora de buscar nuevos amiguitos a nuestras mascotas.

Ya veis que, aunque no hay reglas escritas, hay que usar la lógica y tener ciertas prevenciones a la hora de buscar nuevos amiguitos a nuestras mascotas.