Durante estos últimos días hemos estado recibiendo infinidad de consultas referentes al coronavirus, COVID-19. Como ya os podéis imaginar, básicamente todas estas consultas se centran en la preocupación de no saber si nuestra mascota puede contagiarse o puede ser portadora de este virus.

Es mucha la información que nos ha estado llegando de diferentes medios sobre este tema, pero realmente no deja clara si el virus puede llegar a afectar a nuestra mascota o que ésta nos pueda contagiar a nosotros.

A día de hoy, sabemos que el virus se transmite de persona a persona, pero no hay estudio alguno que demuestre que el coronavirus afecte o no a un animal doméstico, por lo que podría caber la posibilidad de que si que pudiera ser contagiado. Decimos doméstico, porque según científicos, el COVID-19 ha sido transmitido al hombre a través del animal salvaje.

Ante la duda, toda precaución es buena y no está de más. Por lo que, si sabemos que hemos sido contagiados por el coronavirus o tenemos a alguien cercano afectado, deberemos de tomar las mismas precauciones que seguimos para no transmitir el virus a personas, con nuestras mascotas. Evitar el contacto directo, el aislamiento es la clave dentro de nuestras posibilidades, utilizar todos los medios preventivos para evitar el contagio (guantes y mascarilla) y sobre todo mantener una limpieza y desinfección constante.

No es necesario llevar a nuestra mascota al veterinario pero, en el caso de que observáramos algún síntoma de la enfermedad en nuestra mascota o algún síntoma de malestar, os recomendamos que llaméis inmediatamente a su veterinario. Él mejor que nadie os dirá cómo actuar y qué hacer.