info@erapetfood.com

Lun-Vie 09:00-18:00 (UTC +1)

Los perros y la ansiedad por separación

Comparte este artículo

La ansiedad tanto en humanos como en animales es un problema que tiene cada vez mayor recurrencia. En el caso particular de la ansiedad por separación, sobre todo en perros, en España representa el 15% de los problemas de comportamiento que atienden los veterinarios. Es por ello que a continuación te comentamos todo lo que tienes que saber.

¿Qué es?

La ansiedad, en general, es la anticipación de un peligro. Es decir, cuando se prevé que una situación peligrosa va a ocurrir antes de que haya ocurrido efectivamente, la cual afecta al comportamiento. Es por ello que la ansiedad por separación es considerada un trastorno del comportamiento grave.

¿Por qué aparece?

Para los animales socializados el grupo tiene una función de supervivencia, por lo que estar sólo representa una situación de peligro y un motivo de ansiedad. En el caso de los perros, el grupo familiar significa protección, y esto se debe gracias a los vínculos afectivos que se establecen entre sus miembros. Por ello, el momento de quedarse solos representa un momento de desprotección que en algunos casos genera estrés y ansiedad.

¿Cuáles son los síntomas?

Este trastorno se manifiesta principalmente a través de conductas destructivas cuando se queda solo vocalización excesiva (ladridos, lloriqueos o aullidos constantes) y orina o defecación en lugares inapropiados. 

Sin embargo, existen síntomas secundarios de este trastorno que son más difíciles de detectar como: anorexia, hiperventilación, hipersalivación, síntomas gastrointestinales, lamido excesivo, entre otros.

¿Cuál es la causa?

Hoy en día dentro de la etología canina, es decir, la disciplina veterinaria que se ocupa de los problemas de conducta en perros, no se llega a un acuerdo sobre la causa de este trastorno.

¿Cómo se debe actuar?

Frente a esta situación lo primero que se debe hacer es contactar a un etólogo clínico y un educador canino para que evalúen el caso.

Es muy común escuchar que al llegar a casa se debe ignorar al perro para que nuestra presencia no los altere, sin embargo esta actitud puede desnaturalizar la situación y aumentar el nivel de estrés. Es por ello que lo que se debe hacer es salud de la forma más tranquila posible al perro para que sepa que lo hemos visto y que no necesita llamar nuestra atención. 

Además, algunos etólogos recomiendan hacer más previsible la salida del dueño manteniendo las pistas o señales que la anticipan, como por ejemplo coger las llaves. Esto se debe a que al poder predecir un estímulo que conlleve a una situación indeseada como la desprotección reduce los niveles de estrés.

Otros artículos

Vacunas para perros: ¿Qué, Cuándo y Por qué?

En algunas ocasiones olvidamos la importancia que tiene llevar un control veterinario regular a nuestros perros. Las vacunas y las visitas al veterinario no solo protegen a nuestras mascotas y al resto de animales del entorno.